Células Madre Autólogas: Una nueva alternativa de tratamiento para el EPOC y enfermedades pulmonares crónicas.

24 12 2011

La Enfermedad Pulmonar  Obstructiva Crónica (EPOC) constituye una epidemia mundial que afecta aproximadamente a 210 millones de personas y causa más de 3 millones de muertes anualmente.

La Organización Mundial de la Salud espera que en los próximos 20 años, la EPOC alcance una mortalidad de más del doble, y solamente en China, se espera que 3 millones de personas en el año 2030 morirán por la enfermedad, si la exposición al humo del cigarrillo y al de la biomasa continúa tal como ahora. Para ese año la EPOC representará la tercera causa de muerte prevenible a nivel mundial.

Actualmente la EPOC es la décima quinta causa de muerte en todo el mundo y la cuarta causa en los Estados Unidos y en muchos otros países, y es totalmente claro que existe la necesidad de encontrar nuevas terapias seguras y efectivas para tratar las condiciones moderadas y severas de este padecimiento, que consume alrededor de 32,000 millones de dólares anualmente solo en USA.

El grupo poblacional de pacientes que padece de estas enfermedades tiene un alto grado de mortalidad, morbilidad y requiere hospitalizaciones frecuentes relacionadas con exacerbaciones de los padecimientos. Según los estimados estadísticos, aproximadamente el 70% de todos los pacientes que padecen EPOC están en un estadio moderado o severo de la enfermedad (Categoría GOLD).

La experiencia indica que aparte de la cesación del fumado en fumadores crónicos, de muy pocos medicamentos de reciente introducción y del suplemento domiciliario de oxígeno para un pequeño grupo de pacientes en quienes se han demostrado hipoxemia en reposo,  no existe ningún tipo de intervención o tratamiento que haya demostrado un incremento en la sobrevida de los pacientes con EPOC, así como no hay terapias medicamentosas que restablezcan totalmente la función pulmonar perdida.

Los tratamientos químicos que existen al momento contribuyen a la mejoría en la calidad de vida de los pacientes, pero no existe un tratamiento efectivo o curativo para el padecimiento  y las intervenciones terapéuticas tienen como propósito principal el alivio de los síntomas. Se ha demostrado que la cesación del fumado produce una declinación más moderada del FEV1 y una progresión más lenta de la EPOC.

En general, los pacientes son tratados con agonistas beta2 de corta y larga acción, anti colinérgicos de acción prolongada y/o corticosteroides inhalados o sistémicos, pero estas medidas no proveen beneficios significativos delante de la progresión de la enfermedad o de su pronóstico. Por otro lado, el tratamiento quirúrgico requiere procedimientos complejos, y en el caso del trasplante de pulmón, gran escasez de donadores.

Estas enfermedades se caracterizan por la pérdida del tejido pulmonar y el remodelado de las vías aéreas y se ha comprobado los beneficios del uso de células madre (progenitoras), para regenerar el parénquima pulmonar y las células de las vías aéreas y restablecer la función pulmonar en estos pacientes. Los estudios realizados tanto en animales como en humanos y la experiencia clínica ofrecen suficiente evidencia del potencial beneficio de la terapia con células progenitoras.

Considerando todos estos aspectos, la terapia celular se convierte en una alternativa en el tratamiento de la EPOC y la Fibrosis Pulmonar, y se considera por sí misma como una terapéutica prometedora y extremadamente segura, con gran potencial de aplicabilidad en enfermedades degenerativas del pulmón.

La EPOC se define como un estado patológico caracterizado por una limitación del flujo aéreo, gradual, crónico e irreversible asociado a una respuesta inflamatoria anormal del pulmón a la inhalación de partículas y/o gases tóxicos, siendo su manifestación clínica disnea (cansancio) crónica y progresiva, acompañada de tos. Morfológicamente, la EPOC se caracteriza por 2 patologías distintas pero muy relacionadas: bronquiolitis predominantemente en pequeñas vías aéreas (menos de 2mm de diámetro) y el enfisema, que se caracteriza por la dilatación y destrucción del tejido pulmonar más allá de los bronquiolos terminales.

Una vez los cambios inflamatorios han quedado firmemente establecidos en los pulmones, la retirada del elemento desencadenante  como sería el humo del cigarrillo, no produce una reducción de la respuesta inflamatoria que se observa en la vías aéreas. De hecho, los fumadores que han abandonado el hábito de fumar continúan demostrando inflamación de sus vías aéreas

Células madre residentes del pulmón

En contraste con los epitelios intestinales y dérmicos, los cuales son altamente proliferativos y de renovación rápida, la respuesta del tejido respiratorio es extremadamente lenta frente al daño. Cada una de la regiones de la tráquea, bronquios, y regiones alveolares dentro del pulmón tiene distintas poblaciones de  células madre y progenitoras residentes, las cuales poseen propiedades fisiológicas únicas.

En Mayo del 2011 el New England Journal of Medicine publicó un excitante e interesante artículo científico del Brigham and Women’s Hospital, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard en  Boston (USA) y de la Universidad de Parma, en  Italia; confirmando sólida evidencia acerca del hallazgo y aislamiento de células madre pulmonares. Investigadores de ambas Universidades encontraron que los pulmones humanos contienen células madre indiferenciadas anidadas  en nichos en las vías aéreas distales.

Este es un hallazgo científico es muy importante debido a que confirma el hecho de que existen células madre en el pulmón de los humanos capaces de regenerar los tejidos pulmonares y mejorar las enfermedades como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), o la fibrosis. El artículo provee varias líneas de evidencia sustentable de la existencia de células madre humanas en los pulmones. Estas células se dividen en forma asimétrica o distinta para generar bronquiolos, alvéolos, y vasos sanguíneos pulmonares con características del humano y de distintos calibres (incluso capilares) en ratones vivos a quienes se les trasplantaron dichas células, lo cual confirma la regeneración de los pulmones dañados.

El pulmón es un órgano complejo con una capacidad regenerativa limitada. Las células madre del propio paciente, con capacidad ilimitada de auto renovación y de producción de más células progenitoras, se han concebido como el punto central del proceso de reparación y regeneración de varios órganos. Muchos estudios han demostrado el grado de plasticidad (conversión) de las células madre adultas provenientes de la médula ósea que poseen una aparente habilidad para convertirse en células de otro linaje (células de otros órganos), adoptando los fenotipos funcionales de otros tejidos.

La médula ósea contiene células madre hematopoyéticas (HSCs), las cuales se diferencian característicamente en cada una de las células maduras de la sangre (plaquetas, glóbulos blancos y rojos), y células madre mesenquimales (MSCs), las cuales se diferencian en grasa, hueso, cartílago y otros tejidos mesenquimatosos. Además otros estudios han demostrado que las células madre adultas derivadas de la médula ósea son capaces de producir una variedad de células no sanguíneas tanto in vitro como in vivo.

La evidencia obtenida es que las células madre hematopoyéticas son activamente atraídas por el pulmón dañado para ayudar con su proceso de reparación. También hay evidencia convincente de anidamiento de células madre dentro de la red vascular pulmonar por otras células progenitoras provenientes de la médula ósea. Debe de recordarse que la médula ósea humana es una fuente inagotable de células ya que esas células madre son capaces de reproducirse durante toda la vida del individuo, así como de renovar cada 120 días la totalidad de los millones de células de la sangre.

Las células madre derivadas de la médula ósea al parecer son atraídas por el tejido pulmonar como se describió antes y la experiencia ha demostrado que si el proceso de migración de estas células progenitoras se ve aumentado, el daño pulmonar puede ser reducido, con la consiguiente mejoría del paciente.

Las posibilidades terapéuticas con células progenitoras tienen una multitud de implicaciones clínicas para el pulmón. La realización del Trasplante Autólogo (del mismo paciente), de este tipo de células puede contribuir a la reparación del pulmón dañado permitiendo su utilización y manipulación en enfermedades humanas. El tratamiento por medio de terapias celular es entonces una alternativa para desórdenes agudos o para enfermedades crónicas como el enfisema y la fibrosis pulmonar, tal como muestran los resultados obtenidos.

Las células madre derivadas de la médula ósea son capaces de alcanzar áreas del cuerpo humano que se encuentran bajo injuria y contribuir a su reparación. El mecanismo exacto no está totalmente dilucidado, y diferentes especies de células pueden tener diferentes roles en determinadas situaciones. Sin importar esta situación, se abren nuevas e importantes avenidas de terapias farmacológicas, celulares y genéticas para enfermedades que tienen gran necesidad de nuevas alternativas, como la fibrosis pulmonar, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y otros padecimientos no solamente del sistema respiratorio.

Los Doctores Sueblinvong y Weiss de las Universidades de Emory y Vermont de USA, dicen textualmente:

“Recientes descubrimientos sugieren que las células madre embrionarias y las células madre derivadas de tejidos adultos, incluyendo las provenientes de médula y de cordón umbilical pueden ser utilizadas en la reparación y regeneración de pulmones enfermos o dañados”.

En la Universidad de Nápoles, Italia, D’Agostino, sostiene en un artículo publicado en  Expert Opinion del 2010 lo siguiente: “Estudios proveen evidencia directa que las células mesenquimales (MCS) pueden ser usadas en EPOC, u otra enfermedades pulmonares. Las células MCS humanas son obtenidas directamente de los pacientes, de tal forma que el uso clínico subsecuente de estas células  tiene como ventaja el hecho de que al ser autólogas, no serán rechazadas después del trasplante”.

Conclusión:

Los datos acumulados indican que las células madre humanas adultas proveen de una alternativa terapéutica para la reparación del pulmón en EPOC, fibrosis, enfisema y otras enfermedades pulmonares. Adicionalmente, debe de consignarse que este tipo de tratamiento es de corto plazo (menos de una semana), causan poca molestias en el enfermo y los riesgos son muy pequeños.


Acciones

Information

2 responses

19 01 2016
Luz myriam Jamaica de duque

Mi esposo tiene fibrosis pulmonar será q tiene posibilidad con este tratamiento

21 01 2016
aferesis

Estimada Myriam:
Gracias por su correo.
En los 5 años que tenemos realizando este procedimiento la mayoría de los pacientes con fibrosis han tenido mejoría en su estado de salud. Le sugerimos nos envíe a consultas@terapiasmedicasavanzadas.com un resumen de la historia de la enfermedad de el, si usa oxígeno, si padece de otras enfermedades y si los tiene, las transcripciones del resultado del último TAC de tórax y de la espirometría. Con esos datos y sin compromiso podremos decirle si su esposo es candidata a la terapia.

Saludos

Instituto de Terapias Médicas Avanzadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: